Una escapada a Bilbao y alrededores, que hacer y ver.

5.5.15

Esta Semana Santa nuestro destino ha sido Bilbao ya que hace años luz ... pasamos de largo cuando fuimos a Asturias y pensamos que algún día volveríamos.



Día 1: Barcelona-Bilbao
Salimos temprano de Barcelona y la hora de comer ya estábamos en Bilbao. Nos acomodamos en el hotel Artxanda, que tiene unas vistas privilegiadas sobre la ciudad de Bilbao.
Nos dirigimos a coger el funicular de Artxanda (1€) que tenemos a un kilómetro del hotel y éste nos deja a pie de Bilbao. Lo primero que hacemos es ir a comer unos pinchos en uno de los bares que nos habían recomendado "El Globo" donde los pinchos son exquisitos.




Después de comer nos dirigimos a la oficina de turismo donde nos dan información sobre todo lo que visitar y ver en la ciudad.
Nuestro primer destino es el casco antiguo, que es donde están las Siete Calles, que es el barrio más antiguo y desde donde se expandió Bilbao.

Recorremos su casco antiguo, de estrechas calles, donde hay mucho bullicio por la gran cantidad de bares y claro está, también es Semana Santa.






En la plaza nueva, encontramos multitud de bares donde degustar ricos pintxos.
Plaza Nueva


Salimos de la parte antigua y nos dirigimos hacia la zona del  Guggenheim, pasando por la Ayuntamiento y frente encontramos el monumento del Variante Ovoide de Jorge Oteiza. 


Paseando por la orilla vamos hasta el Puente Zubizuri, del arquitecto Santiago Calatraba, con las Torres de Isozaki al fondo



Para dirigirnos por la orilla norte hasta cruzar el Puente de la Salve, donde sobre el puente tenemos unas maravillosas vistas de todo el museo Museo Guggenheim.

Puente de la Salve

Puppy a las puertas del Guggenheim
A las horas en punto, sale una niebla (vapor) del estanque del Guggenheim 


Cruzamos por el Puente Pedro Arrupe




Volvemos hasta el casco antiguo donde nos quedamos a cenar en la plaza Nueva.




Día 2: Bilbao-Bakio-  San Juan de Gaztelugatxe - M atxitxako- Bermeo - Mundaka -  Castillo de Arteaga- Gernika- Bilbao



Al día siguiente, por recomendación del dueño del hotel que nos explica que la forma de recorrer toda la costa de Bilbao era mejor, dividirla en dos partes y así lo hacemos.

Nos levantamos y nos dirigimos a la población de  Bakio,  rodeado de montañas, llena de caseríos y con zona de acantilados, que se ha convertido en un lugar de destino preferido para los amantes del Surf. 
También es el lugar donde se cultiva el Txacolí, debido a su suave microclima. .
Cuando llegamos no había casi nadie por las calles, paramos a desayunar y coger unos bocadillos. Damos un paseo por la playa, donde la estampa a esta hora es muy bonita.
Desde aquí ya vemos nuestro próximo destino San Juan de Gaztelugatxe, visita obligada si estás por la zona. Una pequeña ermita construida encima de un peñón.



Saliendo de Bakio cogemos una pista pavimentada, que sale justo al lado del mirador, y desde donde tendremos unas buenas vistas de toda la playa de Bakio y pueblo.


Sin dejar esta pista nos lleva directamente al aparcamiento de  San Juan de Gaztelugatxe,  en el restaurante Enepri

Desde allí mismo sale un sendero que nos baja hasta pie de playa, donde encontramos un puente por el que iremos ascendiendo hasta la cima de un pequeño Islote que es donde se encuentras la ermita.
Para ello tendremos que superar sus más de 230 escalones.


Vale la pena ir haciendo paradas e ir disfrutando de las vistas que nos ofrece.



Según marca la tradición, una vez alcanzada la cima, hay que tocar 3 veces la campana, y pedir un deseo.  
En la cima encontramos la ermita, que data del siglo X y que pudo ser un monasterio templario, en su interior se encuentran ofrendas de los marineros, salvados de algún naufragio.




Si no queréis encontrar muuuucha gente, vale la pena madrugar un poco. Cuando nos marchábamos , parecía un hormiguero de la cantidad de gente que subía a esa hora.

Descansamos y tomamos una cerveza en el hotel , que tiene unos jardines y merendero.


Desde aquí nos vamos a ver el faro de  Matxitxako , pues nos habían comentado que se podían divisar ballenas o delfines con mucha paciencia y buenos prismáticos, pero nosotros no hemos tenído suerte.
Junto al nuevo faro, encontramos el antiguo que está en desuso y está como un observatorio.




Se nos hace la hora de comer y nos dirigimos a Bermeo , una villa arraigada en la tradición marinera, con uno de los principales puertos pesqueros.

Subimos por una carretera a lo alto, por encima de la población y donde encontramos un restaurante con muy buenas vistas de Bermeo y su costa.

Después de comer descendemos y nos vamos a visitar la ciudad de Bermeo., mas que nada, su puerto.



Desde aquí a  Mundaka , un municipio tranquilo, donde vemos su puerto y nos vamos dirección a Gernika, pero nosotros lo pasamos de largo, para así pararnos a la vuelta.

Hacemos un alto para ver el  Castillo de Arteaga , convertido actualmente en un hotel.

Seguimos por la costa y nos detenemos en Laida  para ver su playa con arenas doradas y con dunas.

La próxima parada es en Playa Larga y desde aquí a  Elantxobe .



Volvemos por el interior para dirigirnos en Gernika, no sin parar antes en el  Bosque de Oma o Bosque pintado  y las  Cuevas de Santimamiñe , pero cuando llegamos ya era tarde y no nos dió tiempo hacer la visita.
                     
Foto web turismo-euskadi
Así que nos vamos a Gernika . no hace falta explicar mucho de esta población, pues fué bombardeada sin cesar (fue la guerra total) y por el cuadro de Gernika representando el bombardeo de Gernika de Picasso.

Entramos por la Plaza de los Fueros, donde se encuentra el Ayuntamiento y el Museo de la Paz. En el centro de la plaza, la estatua de Don Tello de Castilla, fundador de la Villa en 1.366.







En el jardín de la casa de juntas, donde se reunían las Juntas Generales bajo el roble famoso "Arbol de Gernika" donde antiguamente los Señores de Vizcaya juraban lealtad a las viejas leyes vizcaínas.

Arbol hijo

Arbol viejo

Por la parte trasera de la casa de juntas nos vamos al Parque de los Pueblos de España, donde se puede pasear tranquilamente y ver la escultura de Eduardo Chillida, Henry Moore y busto de Humboldt.



En la calle  Pedro de Elejalde Kalea, encontramos la reproducción del cuadro de Pablo Picasso, sobre el bombardeo de Gernika



De ahí vuelta a Bilbao que ya se hace de noche y nos vamos a disfrutar de otro Pintxos y un buen Txacolí.

Día 3: Bilbao-Zierbena-Santurce-Portugalete-Getxo-Punta Galea-Gatika-Gorliz-Bilbao

Al día siguiente nos vamos hacia  Zierbena  y desde aquí a  Santurce donde damos una vuelta por el puerto.




Puerto Santurce

Seguimos ruta hasta  Portugalete, donde se encuentra el Puente Colgante o Puente Bizkaia (Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO), que es el primer transbordador metálico, que se hizo para unir los dos margenes de la desembocadura del Nervión, y no entorpecer la navegación y así unir Portugalete y Getxo, 

Se puede cruzar con el coche (€ 1,35), bicicleta (€ 0,60), a pie (€ 0,35) dentro de una Barquilla o acceder a través de su pasarela peatonal (7-9 €) a 45 mts . de altura a través de unos ascensores, desde donde tenemos una buenas vistas de Bizkaia. 




Oficina de turismo





Nos dirigimos a  Getxo, población con numerosas mansiones, casas señoriales de diferentes estilos europeos. 
Aparcamos el coche y nos recorremos toda su playa por el Paseo de las Grandes Villas, hasta el Puerto Pesquero de Algorta, más conocido como puerto viejo donde nos paramos a comer y luego paseamos por sus estrechas calles y antiguo pueblo pesquero.

















Con la barriga llena, nos vamos hasta el Molino de Aixerrota , que es el único molino que continúa en pie de los que existieron en Getxo.

Justo al lado comienza un paseo que nos lleva a  Punta Galea, (podemos dejar el coche un poco más adelante en el aparcamiento donde se encuentra la fortaleza) y desde aquí nos vamos dando un paseo y disfrutando de los impresionantes acantilados muy parecidos a las costas de Normandía e Irlanda y que nos ofrece una de las mejores vistas del Golfo de Bizkaia.







Después nos dirigimos rumbo a  Gatika , a ver el  Castillo de Butrón , de origen medieval, que sólo se puede ver por el exterior. Años atrás se utilizó como restauración y se convirtió en centro de convenciones pero al no permitirles hacer ninguna reforma interior, se volvió a quedar abandonado.


Gorliz es nuestro último destino de este día antes de volver a Bilbao. Nos acercamos a la oficina de turismo y la chica nos cuenta que son unos 5.000 habitantes y que se cuatriplica en verano y que gozan de un microclima con temperaturas agradables durante todo el año .
Paseamos por su playa y nos paramos a tomar algo en el bar al final del paseo, justo en frente del Hospital de Górliz, antiguo hospital sanatorio marítimo  de tuberculosos 





Día 4: Bilbao-Salto del Nervión-Bilbao 
Al día siguiente decidimos ir al Salto del Nervión, nos dirigimos en coche para ascender por el puerto de Orduña, por la carretera A 2625 que va de Orduña a Miranda de Ebro. Una vez coronado el puerto, continuamos unos 3 km hasta que vemos la entrada del parque del Salto del Nervión  y encontramos un aparcamiento.

Tenemos varias opciones para hacer esta excursión, dejar el coche en la entrada e ir caminando por la pista o entrar con el coche por la pista muy bien pavimentada y apta para todo tipo de vehículos hasta el aparcamiento que hay hasta la Casa del Parque.

Nosotros dejamos el coche en el último parking, donde se encuentra al lado la Casa del Parque, donde vemos el Manantial de Fuente Santiago.




Seguimos por el camino, rodeado de hayedos, donde las imágenes son preciosas.


Nos vamos acercando al mirador y ya de lejos vemos que todo está cubierto de nubes y no se ve nada, ni se oye agua.
Nos quedamos un rato esperando y parece que las nubes se van abriendo y nos deja disfrutar de unos momentos de las vistas, pero de agua no cae nada..de nada. así que el espectacular salto de agua que tenía que haber de 270 metros de altura no lo vamos a ver.





Por aquí es por donde tendría que transcurrir el agua..pero "ni gota"






Nos páramos en las figuras de La Lobera, que simulan como antiguamente los lugareños daban caza a los lobos.


Deshacemos el camino hecho, nos paramos en la Casa del Parque y le preguntamos al guarda sobre el salto de agua y nos explica que sólo se puede ver si ha llovido mucho el día anterior, ya que actualmente está todo canalizado.



Desde aquí nos volvemos a Bilbao para seguir disfrutando de su encantadora ciudad, donde visitamos otros edificios y lugares ... y como no !!! a cenar más pintxos.

La Alhóndiga , un edificio que durante años fué el almacén de vino de la ciudad y hoy es uno de los edificios más representativos de Bilbao, donde encontramos un centro cultural, de restauración y ocio. Hay 43 pilares, cada uno con estilo único 






Fosterito-entrada metro








Estación de Abando Indalecio Prieto con una fachada monumental de estilo clásico y su famosa vidriera con 301 piezas y que representa la vida tradicional Vasca
Estacion Abando Indalecio Prieto

Torre Iberdrola

Campo Fútbol San Mamés


Hospital Universitario de Basurto






Cogemos el funicular y nos vamos al Mirador del Artxanda, desde donde tenemos Bilbao a nuestros pies, vemos la parte nueva y vieja, las montañas que rodean Bilbao. una zona de parque que invita al paseo y al relax



Escultura de una huella dactilar, en memoria de los "gudaris" que lucharon en la Guerra Civil.




Día 5: Bilbao-Lekeitio-Zarauz-Barcelona
Nos despedimos de Bilbao y al día siguiente como no tenemos prisa a la vuelta, decidimos volver dirección San Sebastian, pasando por Zarautz,, no sin hacer una parada antes en la población Lekeitio, recorremos su puerto y playa, casco antiguo y nos vamos hasta su faro. 













Llegamos a Zarautz y probamos suerte a ver si podemos comer en el Restaurante de Arguiñano, pero está todo lleno. Así que nos vamos a la segunda opción..a la sidrería de Roxario en Astigarraga que comimos fabulosamente y la mejor tortilla de bacalao que nos hemos comido en la vida y que podéis encontrar en nuestro blog de ​​cocina Mi Gran Diversión.


Ramón&Dolores

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

7 Comentarios

  1. Dolores esta ruta es fantástica y la he podido disfrutar también hace unos años y lo que me faltaba el Salto del Nervión, lo hicimos unos días antes que vosotros y con mejor tiempo,pero con un aire tremendo,quise hacerme la foto en el mismo sitio de Mon pero no pude por el viento.
    La tortilla como no me gusta el bacalao no se si la probare jajja
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Unas fotos preciosas y un recorrido estupendo. Hace ya años que estuve por ahí y con ganas de volver... es tan bonito y se come tan bien! Me encanta su gente: tenaz, positiva y con ideas claras, con carácter fuerte y sin demasiados artificios (claro, en general, que siempre hay de todo en todos sitios). Yo el bacalao como lo he comido en Bilbao no lo he comido en ningún sitio y en tortilla debe ser la hostia (con perdón!)! Petonets guapa, todo un referente para una próxima ruta.

    ResponderEliminar
  3. Una ruta estupenda, te felicito, nos ha servido de gran ayuda en nuestro viaje.

    ResponderEliminar
  4. Estamos planificando un viaje de 3 ds al País Vasco y nos ha servido de mucha ayuda tu entrada. Las fotos magníficas. Si me puedes recomendar hotel o restaurantes? Gracias

    ResponderEliminar
  5. Vaya! que alegría encontrar este post.. estoy planificando visitar Bilbao. Una PREGUNTA sobre vuestro viaje.. ¿Cómo recorristeis los distintas rutas? Coche? si es así.. llevabais uno propio o lo alquilasteis en Bilbao?. Se puede hacer -lo hicisteis o visteis que se podía..- a pie como el de Bakio-Sanj Juan de Gaztelugatxe? Gracias!

    ResponderEliminar
  6. Hola! es genial vuestro post, he podido ver en alguna foto que ibais con perro, tuvisteis algún problema con él para subir en el funicular o por alguno de los sitios que visitasteis? gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ningún problema en el funicular, indican llevarlo atado y con bozal. Nosotros no llevábamos bozal y el dueño del hotel nos dejó uno por si nos lo pedían, pero no tuvimos que ponérselo. Mejor llevar uno por si acaso

      Eliminar

Blogs que seguimos