Escapada por Navarra y Pirineo Francés: Foz de Lumbier y Pamplona (1ª parte)

1.6.16

Otra escapada aprovechando unos días para ir  por la zona de Navarra y Pirineo Francés.
Fecha escapada 9-11 Abril



La ruta la hemos realizado en coche, saliendo desde Barcelona y el itinerario que hemos hecho es:

Día 1: Barcelona-Castillo de Javier-Foz de Lumbier -Pamplona




Empezamos describiendo el primer día..

Día 1: Barcelona-Castillo de Javier-Foz de Lumbier -Pamplona
Madrugamos y nos ponemos en marcha dirección al Castillo de Javier (Sangüesa) que tenemos por delante 400 km
Casa natal de San Francisco Javier, patrón de Navarra y uno de los misioneros más relevantes de la cristiandad: entre 1541 y 1552 recorrió decenas de lugares de África, Asia y Oceanía, haciendo de puente cultural entre Occidente y Oriente. El origen del castillo se remonta a los siglos X y XI, y su última restauración se ha llevado a cabo en el 2005. 
Tras la anexión de Navarra a Castilla, fue parcialmente destruido por orden del Cardenal Cisneros,
Es zona de peregrinos 
La primera semana de marzo se celebras las populares "Javieradas" concentración de "Javieres"de carácter multitudinario, que puede llegar a concentrar a más de diez mil personas







Fortaleza medieval y puente levadizo




Parroquía de la Anunciación de Javier




De aquí por la A-21 nos vamos a La Foz de Lumbier (a 25Km), a dar un paseo de unos 2,6 km (ida/vuelta) y sin desnivel, por  una estrecha garganta labrada por el río Irati y declarada reserva natural.
Antes de llegar a la población de Lumbier hacemos una parada en la Villa Romana de Liédena , yacimiento arqueológico romano que nos encontramos en la misma carretera N-240 antes de llegar a Liédena, un desvío expreso para llevarnos hasta el mismo aparcamiento.
La entrada es libre y desde donde tenemos unas vistas del mismo desfiladero de La Foz de Lumbier

Hace 2000 años los romanos llegaron remontando el Ebro. Encontraron un clima y un suelo semejantes a los de su país y decidieron instalarse. La villa romana de Liédena, del Bajo Imperio, fue habitada en dos épocas, siglos II y IV, como muestran los restos encontrados. Las huellas de un incendio hacen sospechar que la villa pudo ser destruida por algún acto de violencia en el siglo II y reconstruida después. Precisamente en el siglo IV alcanzaría todo su esplendor, llegando a medir sus construcciones hasta 76 x 168 metros de ejes y más o menos una hectárea de superficie. 

La villa romana de Liédena estuvo formada por un peristilo o patio central en torno al cual se organizaban las habitaciones y dependencias. Como elementos propios de una villa agraria contaba con un estanque, trujal, lagar y termas. Fue un verdadero ejemplo de autoabastecimiento: cultivaban cereales, vid, olivo, hacían su pan, su vino y su aceite, tenían su propio ganado...

Las habitaciones estuvieron pavimentadas con mosaicos geométricos como muestran los numerosos hallazgos conservados hoy en el museo de Navarra en Pamplona. En la actualidad el pozo, los muros y la sucesión de losas invitan a retroceder en el tiempo e imaginar cómo vivieron los romanos en Liédena hace miles de años.






Continuamos camino hasta la población de Lumbier y desde el mismo pueblo sale la carretera (señalizada) que nos lleva hasta el mismo parking (2€) de la Foz de Lumbier, donde dejaremos el coche.
Allí mismo tenemos un área de picnic y un panel explicativo con los recorridos para hacer, hay dos posibilidades uno corto que es el que vamos a hacer nosotros de 2.6 km ida y vuelta por el mismo camino y otro más largo circular de 5 km.

Lo que confiere singularidad a esta foz es que sus 1.300 metros de longitud pueden ser recorridos por la vía verde que discurre cerca del río y al pie de los acantilados anunciando las primeras estribaciones del Pirineo oriental navarro. 



Iniciamos el recorrido atravesando el primer túnel de 167 mts , donde tenemos un mirador a mano derecha del cauce del río Irati y su desfiladero.
Los túneles no están iluminados pero enseguida la vista se adapta a la oscuridad, sino la linterna del móvil nos puede ayudar, por si vamos con niños pequeños.



Salimos del túnel y a mano derecha si se quiere bajar al río hay un pequeño sendero. Nosotros continuamos camino.


Postes en la antigua vía ferroviaria de la Foz de Lumbier 
Es aconsejable llevar unos prismáticos para observar las aves y buitres que nos encontramos volando a lo largo del recorrido..
Sus paredes verticales alcanzan en su cota máxima 150 metros de altura y en sus grietas, roturas y repisas viven grandes rapaces, entre los que abundan los buitres leonados y los quebrantahuesos. La foz, que también sirve de refugio para zorros, jabalíes, tejones y alimoches, está poblada de quejigos y coscojas, además de arbustos como tomillo, espliego y ollaga que se cuelan por las grietas de las paredes calizas. 








Salientes de la roca donde poder refugiarse del calor en verano,  contraste de colores de las rocas y sus altas y verticales paredes.

Cruzamos el segundo túnel de 216 mts y a la salida justo a mano derecha un sendero bordea la roca y nos desviamos a ver el Puente del Diablo. El acceso es a través de un sendero estrecho y sin protección por lo que hay que ir con cuidado. En la parte final del sendero, el camino bordea la roca y llega hasta los restos del Puente del Diablo, del siglo XVI, 



El puente del Diablo (S.XVI) tiene un arco elevado 15 metros sobre el río. Fué destruido por los franceses en 1812, durante la Guerra de la Independencia y debe su nombre a una leyenda según la cual su constructor pidió ayuda al diablo para levantar el puente.





Volvemos de nuevo al camino principal para deshacer el camino hecho y regresar al aparcamiento donde damos por finalizado el paseo.




Los túneles por donde antaño atravesó el primer tren eléctrico de España que comunicó Pamplona con Sangüesa entre 1911 y 1955.



Nos dirigimos hacia Pamplona (a 45 km) donde después de alojarnos en el hotel, nos vamos a dar un paseo por la ciudad y visitar sus lugres más importantes.


Nosotros empezamos por la Ciudadela (1) recorriendo su interior y alrededores de la muralla

Fortificación amurallada construida entre 1571 y 1645, por orden de Felipe II, siguiendo el modelo de la fortaleza de Amberes. Un pentágono regular con 5 baluartes en los ángulos.
Está considerada como el mejor ejemplo de arquitectura militar del Renacimiento español. En 1808 fue tomada por las tropas francesas y en 1888 se llevó a cabo la demolición de parte de sus baluartes para iniciar la construcción de la ciudad nueva. La Ciudadela es el gran pulmón verde de la ciudad y sus fosos, baluartes y pabellones son utilizados para actividades de ocio y deporte y para albergar exposiciones y actos culturales.










Casa de música Joaquín Maya
De la  Ciudadela vamos a La Taconera (2) Es el más antiguo y hermoso de todos los parques de Pamplona donde dar un agradable y relajado paseo por una zona muy bien ajardinada, con un coqueto café vienés y observar la fauna de ciervos, gamos, pavos reales y anátidas diversas que se aloja en los fosos de la muralla.















Paseando llegamos hasta el Mirador del Caballo Blanco (3) donde aparte de acercarse al mirador es una zona de mucho ambiente para sentarse y degustar unos ricos pintxos y vinos. 




Llegamos a La Catedral Santa María la Real (4) su fachada neoclásica se esconde un magnífico templo gótico cuya nave central mide 26,8 m de altura. La construcción es muy sobria y la luz penetra por ventanales ojivales con vidrieras del xvi y otras más modernas. La figura de Santa María, que preside el templo, es una talla románica revestida en plata.




Pasamos por el Ayuntamiento (5), donde desde el balcón principal, se lanza el cohete  llamado el "chupinazo" que nos anuncia el comienzo de las Fiestas de San Fermín y también donde se da fin a la fiesta con el famoso “pobre de mí” .




Bajamos por la calle Estafeta hasta la Plaza de Toros y el Monumento al Encierro (6-7)



Continuamos hasta la Plaza del Castillo (8), se la podría considerar como el corazón de la ciudad, su centro neurálgico centro de reunión y punto de quedada de muchos pamplonic@s. Mirando a nuestra izquierda estaremos. Ha sido un punto clave a lo largo de la historia pamplonesa. Su nombre proviene del castillo que estaba situado en la zona de la bajada de Javier. Desde 1405 acogió las celebraciones y justas que festejaban las efemérides monárquicas o los patronos de la ciudad. Además, desde 1385 hasta 1844 (año de construcción de una plaza de toros estable) fue aquí donde se celebraron las corridas de toros







Se termina el día, es sábado y por lo tanto sus calles están abarrotadas, damos los últimos paseos y nos vamos a disfrutar de su  gastronomía, 

Monumento a los Fueros


Visita indispensable al Restaurante de  Alex Múgica

Continuara....

Otros datos de Interés
Nuestros alojamientos los adaptamos a que admitan mascotas, ya que Brush, viaja con nosotros
Hotel Pamplona Apartamentos Olga
Restautante Pamplona.  Alex Múgica



Ramón &Dolores

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

0 Comentarios

Blogs que seguimos