Termas Embalse de Yesa - Tiermas

6.10.16

Las Termas del Embalse de Yesa, están ubicadas en el pueblo de Tiermas, en la provincia de Zaragoza, en la confluencia de las provincias de Huesca y Zaragoza y ya muy cerca de Navarra.
Sólo se pueden disfrutar unas semanas al año y tras un verano de sequía, el resto del año queda cubierto con las aguas del Embalse.

Zona de baños de aguas sulfurosas en el antiguo balneario de Tiermas




¿Como podemos llegar a las Termas del Embalse de Yesa?
Desde Pamplona por la AP-15 , cogemos la salida A-21, en dirección Sangüesa/Huesca durante unos 40 km, donde tomamos la salida 47 hacia NA-2420, en dirección Yesa 



Una vez alcanzada la N-240, antes de llegar al antiguo pueblo de Tiermas, podemos dejar el coche en la cuneta de la carretera y bajar caminando o bajar por un camino (con baches) hasta el mismo embalse,

De lo que era el antiguo pueblo sólo queda la parte alta del mismo ya que la baja ha desaparecido bajo las aguas, al igual que la mayor parte de su término, junto con los de Escó y Ruesta. La construcción del pantano llevó al abandono del pueblo, por la expropiación de sus huertas y tierras de cultivo, así como de su balneario de aguas sulfurosas, que brota a una temperatura de 42°C.

Cuando el nivel de las aguas lo permite, generalmente desde el mes de septiembre en adelante, las ruinas del antiguo balneario surgen del fondo y nuevamente se puede acceder al manantial de aguas sulfurosas. Actualmente cuando el agua lo permite, podemos ver las ruinas del balneario y pequeñas "pozas" hechas con piedras donde darse un baño.
Hay una parte "embarrada" donde revolcarse y se había hecho unos pequeños toboganes de barro donde los niños se tiraban.


La historia del balneario de Tiermas se remonta a los romanos que explotaron este codiciado recurso natural. A su alrededor fue surgiendo un poblado, que siglos más tarde se trasladó a un pueblo cercano debido a las numerosas guerras con navarros y franceses. En esta incierta etapa las termas tuvieron un hospital y las instalaciones atendían fundamentalmente a los pobres. Una vez superadas las contiendas tras la unificación de España comenzó una etapa de progreso. Los baños pasaron a pertenecer al municipio de Tiermas, y en el siglo XIX fueron arrendados, permitiendo el acceso gratuito a los vecinos de la localidad y a los pobres. Finalmente, ante el lamentable estado de las instalaciones, la villa decidió venderlo a Luis Casals, y posteriormente en 1918 pasó a unos vecinos de Ansó. En esa fecha el balneario contaba con un edificio de tres plantas, la casa alta de los baños, en la cual se encontraban las habitaciones, así como los servicios propios de un hotel. Junto a él estaba el edificio donde se encontraban los cuartos de baño, piscinas y gabinetes hidroterapeúticos. Y adosada estaba la casa baja de los baños, ésta de dos pisos. Completaba el conjunto el hotel Infanta Isabel, de tres plantas. Entre el hotel y el balneario existía un pasadizo de madera para facilitar el paso de los bañistas. Precisamente el hotel tomó el nombre de la Infanta Isabel de Borbón y Borbón, hermana de Alfonso XII, la cual visitó las instalaciones dando mayor renombre a las mismas. En los años 40 este edificio sufrió un incendio y no volvió a reconstruirse. El final de este balneario que llegó a acumular gran esplendor lo puso la construcción del pantano, expropiándose las instalaciones, y cubriéndose por las aguas en 1960, poco tiempo después de cesar su actividad.


Cuando nos bajamos del coche y vemos a la gente de color "verde" del barro, secándose al aire libre que se quedaban cartonados, nos entró un ataque de risa y la verdad que daba un poco de "asco" tocar y untarse con el barro, ya que al ser sulfurosas, huele a "huevo podrido"  pero ya que estábamos allí nos lanzamos a hacer lo mismo.. La verdad es que fue un momento divertido.














  

Pueblo abandonado de Tiemas 

Visitado en sep/11

Hasta la próxima.....
Ramón & Dolores

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

0 Comentarios

Blogs que seguimos